Bienal estrena Curador Pedagógico

08 de Marzo de 2016

Desde los primeros días de marzo el artista visual y educador chileno Cristián G. Gallegos (Santiago, 1976) se ha integrado al equipo de la Bienal de Cuenca (Ecuador) como curador pedagógico de la presente edición, una figura sin precedentes en la historia del evento. Gallegos fue también el curador educativo de la Bienal de Mercosur 2015, y previamente -entre 2009 y 2015- fue Coordinador de la Unidad de Educación del Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Chile. 

La curaduría pedagógica o educativa es una labor esencial para el acercamiento entre el público y las artes visuales. En términos generales, el trabajo del curador pedagógico se basa en la construcción de procesos creativos-educativos con los públicos, en la integración de espacios de trabajo con la curaduría en artes visuales, en producir acciones pedagógicas de forma conjunta con los artistas y trabajar a partir del arte como un constructor de instancias para conocer-aprender, buscando la producción de experiencias significativas con el público y la comunidad.

A partir del concepto curatorial de esta edición de la Bienal de Cuenca, Impermanencia, propuesto por el comisario estadounidense Dan Cameron, el programa educativo de Cristián G. Gallegos lleva por nombre El tiempo no es más fuerte, y ha sido concebido como una plataforma de experimentación donde el arte y la educación construyen de forma conjunta procesos de conocer-aprender dirigidos a los distintos públicosque asistan a la Bienal, involucrando diversos sectores de la ciudadanía (artistas, estudiantes, docentes, organizaciones sociales, entre otros), quienes tendrán una participación activa dentro de este proceso.

El programa busca la definición de una estructura base que vaya proporcionando puentes de comunicación con la ciudadanía, las instituciones culturales existentes; la formación y fortalecimiento de profesionales en arte-educación; espacios de diálogo y trabajo con profesores de primaria, secundaria y universidad, e intercambios y colaboraciones culturales con instituciones internacionales, con el objetivo de establecer una plataforma de trabajo coherente con las características de la ciudad de Cuenca.

El antecedente de trabajo del curador pedagógico se encuentra en las bienales de São Paulo y particularmente  en la Bienal del Mercosur (Porto Alegre), que desde su sexta edición en 2006 instauró este perfil al mismo nivel de importancia que la del curador de arte, iniciando así una nueva relación entre las artes visuales, la educación y los públicos en América Latina.

Integrar este cargo en la XIII Bienal de Cuenca, refuerza las intenciones de la actual administración dirigida por el escritor y curador cuencano Cristóbal Zapata, que apuesta por la acción cultural continúa donde se trabaja en la formación de públicos y en la generación de pensamiento crítico. Tal como lo comenta Cristián G. Gallegos: “instaurar un proceso que permita conocer-aprender a partir del arte-educación, generando otras formas de reflexionar sobre nuestra sociedad contemporánea, desarrollando con los públicos, artistas, gestores y en general la ciudadanía diversos procesos que incentiven la construcción de una visión crítica, como también valorar la importancia de la cultura en la vida cotidiana del cuencano”.

El programa educativo se inscribe en un proyecto a largo plazo que la Fundación Municipal Bienal de Cuenca aspira a implementar, entendido como un “macro-proceso en arte-educación” que permite un desarrollo antes, durante y después de la realización de la edición del presente año, estableciendo una mejor comunicación e intercambio con la ciudadanía e instituciones culturales existentes.


Artículo en Artishock 

Bienal
Hecho con ♥ en Almendra