Adán Vallecillo (Honduras)


Danlí, Honduras, 1977. Vive y trabaja en Santa Lucía, Honduras.

Materias primas (Raw Materials), 2016

Instalación que incorpora caña de azúcar, palabras escritas con chocolate y video, dimensiones variables.

Para su participación en la XIII Bienal, el artista hondureño Adán Vallecillo pasó varios días en el Valle del Chota, así como en las comunidades afrodescendientes de Esmeraldas, Imbabura y Carchi, para desarrollar un proyecto que resalta tanto los antecedentes indígenas como africanos de la actual población ecuatoriana. El adagio «El que no tiene de inga, tiene de mandinga», escrito con chocolate en la pared de la instalación, es una frase relativamente común en Ecuador y se refiere a la preconcepción de que aquellos cuyos antepasados no son incas probablemente tengan ascendencia en la estadísticamente pequeña población de africanos esclavizados y traídos al país a partir del siglo XVI, para trabajar en plantaciones de caña de azúcar. A pesar de la desvinculación de la herencia europea del país en favor de los que precedieron a la conquista o fueron sus víctimas, la frase también subraya la resistencia, el ingenio y la perseverancia de quienes han contribuido sustancialmente al desarrollo económico del Ecuador y a su rico patrimonio cultural, aunque permanecen en un lugar bastante bajo en la jerarquía social. Al invitar a los espectadores a caminar sobre una gruesa capa de caña de azúcar cruda, la instalación de Vallecillo intenta recrear parte de la realidad del trabajo en las industrias que aún están basadas en la agricultura, al tiempo que da testimonio de las palabras de aquellos cuya labor continúa dedicada a la fabricación de productos con las mismas materias primas.


Bienal
Hecho con ♥ en Almendra