Kristen Morgin (USA)


Brunswick, Georgia, USA, 1968. Vive y trabaja en Los Ángeles, Estados Unidos.


Heart and Soul, or the Garden of Earthly Delights (Corazón y alma, o el Jardín de las delicias terrestres), 2016

Doscientas piezas de cerámica y objetos encontrados, dimensiones variables. 


Especialista en cerámica, Kristein Morgin hace esculturas que funcionan en un nivel perceptual inmediato como una especie de truco visual. Los humildes objetos aparentemente arrugados, desgarrados y usados que llenan sus composiciones no son, en primer lugar, esos objetos en sí, sino que –con algunas excepciones– para conseguir esas simulaciones de arcilla de las cosas cotidianas ha debido elaborarlas, hornearlas y pintarlas meticulosamente. Además, el trabajo de Morgin no se presenta al espectador a primera vista como el resultado de una cuidadosa planificación y preparación por parte de la artista sino más bien como un surtido espontáneo de juguetes, hardwares, revistas y basura acumulados por un niño, o en el curso de un libre juego de asociación creativa. Es en este punto cuando un elemento de diagnóstico psicológico comienza a filtrarse en nuestra experiencia, pues las combinaciones asociativas que Morgin propicia entre los elementos de su escultura sugieren una especie de dramatización o «actuación», de experiencias que transmiten una dimensión incómoda, incluso dolorosa. Al considerar la instalación de la artista en la Bienal de Cuenca, un espectador que percibe este malestar podría no saber qué está mal, pero la presentación del punto de vista de un niño infeliz –expresado a través de la obra de un adulto maduro–, es una perspectiva tan inusual que invariablemente nos esmeramos en reconstruir las trampas de una narración habiendo ya olvidado que todo lo que estamos viendo es un simulacro minuciosamente detallado.



Todos los derechos reservados © 2017 Bienal de Cuenca